miércoles, 24 de septiembre de 2008

LA VOLTA CICLISTA A TARRAGONA EN 1908



En 1903 se había disputado la primera edición del Tour de Francia, que fue la primera carrera ciclista (o velocipedista, como se decía entonces) por etapas del mundo.
En Tarragona el ciclismo había llegado hacia 1889 y existía un velódromo desde 1898, nada sin embargo podía hacer imaginar que fuera precisamente en Tarragona donde se organizaría la primera carrera por etapas de España y la segunda del mundo tras el Tour.
El único "factor" que podía lograrlo era un aventurero suizo nacido en la muy olímpica ciudad de Lausana en 1869, que tras viajar por Europa llegó a Tarragona en 1889 y decidió quedarse. Se llamaba William (Guillermo para muchos amigos) Tarin y sería el introductor en nuestras comarcas de deportes como el atletismo, además de practicarlos prácticamente todos (ciclismo, natación, tiro, esgrima, pelota vasca, fútbol, excursionismo, remo, etc.).
En 1908 tuvo la loca idea de organizar una vuelta ciclista a la provincia de Tarragona y algunos medios de comunicación madrileños (como la revista "Gran Vida", dedicada a los deportes, viajes, fotografía, etc.) le dedicaron mucha atención a una noticia tan sorprendente.

En el número de octubre de 1908 de la citada publicación, leemos:
"Gran Copa Hotel Continental. (Tarragona).
Nuestro estimado amigo y compañero el infatigable sportman Guillermo Tarín que no cesa un momento con sus iniciativas y propagandas en bien del sport, nos comunica desde la histórica y antigua ciudad de Tarragona, una noticia de gran trascendencia en los anales deportivos de nuestra querida y gloriosa España.
Se trata de un carrera en carretera, esto es, una gran carrera de fondo para profesionales y amateurs con carácter internacional…"
Pasan seguidamente a detallar el recorrido de la carrera (310 Km. en cuatro etapas: Tarragona- Reus, Reus- Mora la Nova, Mora la Nova- Tortosa y Tortosa- Tarragona, a disputar el 6, 7 y 8 de diciembre, las etapas segunda y tercera el mismo día 7).
En su número de noviembre "Gran Vida" vuelve a ocuparse ampliamente de la Vuelta a Tarragona y entra a detallar los premios y quien los dona. Se informa que el primer corredor español se proclamará "Campeón de Cataluña" y se destaca que Tarin, no contento con organizar la prueba, se ha inscrito (dorsal 39) como un competidor más…
En su edición de diciembre de 1908 la revista madrileña obsequia a sus lectores con una amplia crónica de las cuatro etapas y detalla la clasificación, premios, etc.
Finalmente se informa de la inscripción de 52 ciclistas: 41 españoles, 8 franceses, 2 alemanes (aunque uno de ellos es Tarín, suizo en realidad) y 1 italiano.
El ganador final fue el francés Paul Mazan que empleó poco más de 12 horas y 44 minutos en completar los 310 Km., para él la Copa y 770 pesetas de premio. Segundo el alemán Fohe y tercero el francés Carriere.
El primer español fue el asturiano Jesús Cuesta (4º) y el primer corredor del Camp de Tarragona el ciclista de Valls Leonardo Ramírez (5º).
El corredor de Tarragona Sebastià Masdeu resultó sexto. Masdeu, que también era conocido como "Tarraco" sería el primer ganador de la "Volta a Catalunya" en 1911 y colaboraría con Tarín en otros de sus locos proyectos, como el "Premio de la Gran Paz" con el que quiso celebrar el fin de la Primera Guerra Mundial.
El artículo concluye afirmando que la competición había sido "un gran éxito", y destaca el alto nivel de los participantes y el comportamiento del público: "Por los pueblos, en las carreteras y en todas partes, el público aplaudía y vitoreaba a los corredores y, en verdad, se portaron como cultos y respetuosos, situándose a ambos lados de la carretera ahuyentando a los perros y otros animales, como gallinas, gansos, etc., con objeto de dejar franco, y sin estorbo de ninguna clase, el paso a los corredores…
…Tarragona, primera provincia de España que supo llevar a cabo esta magna y grandiosa manifestación sportiva…".

William Tarin es un personaje a recordar y el hecho de que fuera natural de Lausana, pero tarraconense de adopción, podría ser aprovechado para buscar un hermanamiento entre Tarragona y la capital olímpica (sede así mismo de unas 20 federaciones deportivas internacionales), lo que podría reportar una buena dosis de publicidad positiva ahora que buscamos los Juegos Mediterráneos de 2017; tampoco debe caer en el olvido que antes de la Volta a Catalunya (1911), la Vuelta a España (1935) o el Giro de Italia (1909), se disputó la Volta a Tarragona en 1908.

Fuentes consultadas: "Gran Vida", octubre, noviembre y diciembre de 1908.
Agradecimientos: Biblioteca Nacional de España.

sábado, 20 de septiembre de 2008

LA FUNDACIÓN DEL COMITÉ OLÍMPICO ESPAÑOL



Existen numerosas evidencias que demuestran que el Comité Olímpico Español se fundó en 1905 bajo la presidencia de don Julio Urbina Ceballos-Escalera, Marqués de Cabriñana del Monte (deportista multidisciplinar, militar, diputado en Cortes, Director General de Correos y Telégrafos, implacable combatiente de la corrupción [lo que le costó un intento de asesinato en 1895 que provocó una gran manifestación popular en Madrid como protesta], Ministro del Tribunal de las Órdenes Militares, Presidente de la Sociedad Hípica Española, autor de un código de honor sobre duelos, etc. )
La noticia apareció en la revista madrileña "Gran Vida" en sus números de noviembre y diciembre de 1905, en el primer número del "Mundo Deportivo" en febrero de 1906 y en el "Heraldo de Madrid" el 13 de noviembre de 1905. Además en el libro "The Olympic Games at Athens 1906" (Spalding´s Athletic Library, Nueva York, 1906) se cita la existencia del COE aunque España finalmente no envió delegación a Atenas.
También se conserva una carta del Marqués de Villamejor a Narcís Masferrer (director del "Mundo Deportivo") de noviembre de 1913 en la que el remitente reconoce haber "sucedido" al Marqués de Cabriñana en la presidencia del COE y dice que ocupa el cargo "desde hace 4 años", lo que no cuadra con la fecha de 1912 como fecha de fundación del COE (tesis defendida por Conrado Durántez).
Todos estos datos fueron descubiertos por Juan Fauria García y publicados en el boletín de los historiadores olímpicos en 1995 ("The Formation of the Spanish Olympic Committee").
En el ejemplar de "Gran Vida" de noviembre de 1905 la noticia está en la página 12, leemos: "… ha nombrado Presidente de la delegación de España al Sr. Marqués de Cabriñana y secretario a don Luis Morote…", formaban parte de la comisión personajes célebres como el Marqués de Villaviciosa de Asturias (el de los pichones en París 1900), Carlos Padrós o Román Macaya (delegado en Barcelona).
También leemos: "Días pasados se reunió el Comité Español en el domicilio del Sr. Marqués de Cabriñana, asistiendo el Sr. Pastora, secretario del Consulado de Grecia en Madrid, y el súbdito griego Sr. Alpoulafertis, que dieron a los concurrentes curiosísimos datos…"
En el número de diciembre de 1905 (Pág.11-12) encontramos el programa completo de los JJOO 1906 y una breve nota en la que leemos que los organizadores griegos ofrecían alojamiento gratuito para 20 españoles y que el viaje les saldría por 400 francos.
Finalmente ningún español viajará a Atenas, ni a Londres en 1908.
No consta que Cabriñana desarrollara actividad "olímpica" alguna después de finales de 1905 ni que hubiera intento alguno por revitalizar el COE en 1908, como en ocasiones se ha comentado, pero la carta ya citada de Villamejor (miembro del COI desde 1902) a Masferrer de 1913 indica que Cabriñana habría sido sucedido por este hacia 1909.
Lo cierto es que el COE no había sido constituido legalmente ni dado de alta en ningún registro (a nadie se le ocurrió hacerlo hasta 1926 en el Gobierno Civil de Barcelona) y que Villamejor no informó por carta a Coubertin de la formación de un "Comité Olímpico Español" hasta finales de 1912. Durántez aprovecha esta carta para considerarla como la formación oficial del COE, pero tan oficial podía ser esa carta como las reuniones de Cabriñana en 1905, y tampoco significó ningún cambio importante, ya que no se envió delegación a Estocolmo ni se conoce actividad alguna de Villamejor. Su pasividad despertó algunas críticas entre los sportmen de Barcelona como Josep Elias i Juncosa (periodista y atleta, amigo de Coubertin) quién desde 1911 demandaba un equipo español en los JJOO, Villamejor respondió a las críticas solicitando ayuda a los catalanes desde las páginas del "Mundo Deportivo" (4 de diciembre de 1913).
En abril de 1914 se disputan en Madrid unos "Juegos Olímpicos" (¡si se entera Gallardón!), en realidad unos torneos españoles de atletismo y otros deportes, con el objeto de formar un equipo que acuda a Berlín 1916, hubo críticas por el nombre elegido y por el bajo nivel de los participantes."Gran Vida" informa en su número de abril del 14.
En agosto de 1915 "Gran Vida" publica un durísimo artículo contra la inactividad del COE y del Marqués de Villamejor indicando que el Comité lleva "cuatro o cinco años funcionando", lo que nos situaría hacia 1910-11 como fecha de inicio…
En 1913 se había formado un "Comité Olímpico Catalán" como delegación regional del COE y con autorización de Villamejor.
Algunos dirigentes catalanes pretendían participar en los JJOO con delegación propia, ya que el COI diferenciaba los "países deportivos" de los estados, y ya había permitido participar a Finlandia (pese a pertenecer al Imperio Ruso hasta 1917) o a Austria, Hungría o Bohemia por separado pese a formar el Imperio Austrohúngaro hasta 1918. Parece que Coubertin hubiera visto con buenos ojos la participación de Polonia o Irlanda antes de ser independientes, pero no consideraba aplicable a Cataluña la doctrina de los "países deportivos" por sus buenas relaciones con Alfonso XIII o Villamejor (este envió una carta al Presidente del COI en 1914 en la que indicaba que "su único derecho en la vida [el de los catalanes] es ser españoles"). Otros dirigentes catalanes impulsaban el Comité Catalán con la intención de vigorizar e impulsar el deporte español, enviar una delegación fuerte a Berlín 1916 o a Amberes 1920 y conseguir unos JJOO para Barcelona.
Los años sucesivos fueron de nuevo de inactividad, Villamejor dejó paso al Barón Güell y a Horacio Echevarrieta, pero ninguno de los dos (especialmente el segundo) desarrollaron excesiva actividad mientras los JJOO de París 1924 se acercaban, ante esta situación intervino personalmente el dictador Primo de Rivera, nombrando al Teniente Coronel Mariano de Rivera como encargado de reconducir la situación y formar un equipo para los JJOO. Rivera escogió Barcelona para la primera reunión el 11 de enero de 1924, de esta forma se neutralizaba el comité catalán. Durante años se ha considerado esta reunión como la fundación del COE.
En realidad los estatutos no fueron aprobados por el Gobierno Civil de Barcelona hasta agosto de 1926 y entonces, y solo entonces, se registró oficialmente el COE. Por lo tanto podemos concluir que el Comité Olímpico Español se fundó de facto en noviembre de 1905 en Madrid bajo la presidencia de Cabriñana, pero que formal y legalmente (de jure) no existió hasta agosto de 1926 en Barcelona.

El Marqués de Cabriñana del Monte falleció en Madrid el 11 de septiembre de 1937 (6 días más tarde que el Barón de Coubertin). Le sobrevivieron dos hijas (María Luisa y Josefina), su esposa y su único hijo varón fallecieron antes que él. Al enumerar en su esquela sus muchas profesiones, logros y actividades no se recordó que fue el primer presidente del COE.

Añadido el 22/09/08: nuestro amigo Víctor Martínez Patón (miembro del Centro de Investigaciones de Historia y Estadística del Fútbol Español y colaborador de la RFEF), nos informa de que la ley de asociaciones vigente en los inicios del siglo XX era la de 1887. Según un artículo de dicha ley no era necesaria la inscripción en el registro para ser constitutiva, es decir que tenía un carácter declarativo (publicidad y toma de razón). En otras palabras, para constituir una asociación (como el COE), bastaba con manifestar la voluntad de hacerlo, sin necesidad de registrarse o solicitar permiso a las autoridades. Un acto público como las reuniones en el domicilio del Marqués de Cabriñana en 1905, en el que los reunidos manifestaban el deseo de constituirse en Comité Olímpico Español (o Delegación en España del COI, expresión más habitual en la época) bastaba para que el COE estuviera legalmente reconocido en aplicación de la ley vigente de 1887.
De forma que debo rectificar y concluir que en 1905 se constituyó el COE de facto y de jure, aunque no se registrara hasta 1926.

Foto: "Gran Vida", febrero de 1905.

sábado, 13 de septiembre de 2008

EL MARQUÉS DE SAMARANCH Y EL MARQUÉS DE EXETER



Juan Antonio Samaranch fue elegido miembro del COI el 27 de abril de 1966 (día de la Mare de Déu de Montserrat) en Roma. El Diario de Sesiones de la 64ª sesión del Comité lo recogió así: "13. Election new members. President Brundage proposed the election of: Mr. von Opel (Germany)...He also proposed: Prince George Wilhem of Hanover...He also proposed the nomination of: Dr. Schöbel (East Germany)...He also proposed: Mr.Samaranch as second member for Spain. Mr.Samaranch has accomplished an important work in his country, notably for the organization of the Mediterranean Games. He is an outstanding person, disinterested and highly respected by all.
Prince George of Hanover, Dr.von Opel, Dr.Schöbel and Mr.Samaranch were unanimously elected..."
A pesar del tono conciliador y casi melifluo de estos "Minutes" la elección de Samaranch no fue tan "unanimously", debido a que David Cecil, 6º Marqués de Exeter, destacado miembro británico del COI y presidente de la IAAF (Federación Internacional de Atletismo) hizo todo lo que pudo por impedir la elección de un segundo español como miembro del COI alegando que "España no era un país importante" y que "nunca habiamos organizado unos JJOO". Sus numerosas objeciones al parecer (nunca se ha confirmado), provocaron una votación entre los miembros del COI para decidir si España merecía un segundo miembro que se ganó por un solitario voto.
Samaranch pasa elegantemente de puntillas en sus memorias sobre este episodio, pero un testigo privilegiado,el periodista Andrés Mercé Varela (la persona que comunicó a Samaranch la buena noticia de su elección), lo explicó al periodista inglés David Miller quién lo recogió así en su excelente obra "Revolución Olímpica": "Brundage quería conceder de nuevo a España un segundo miembro. Lord Exeter, a quien no le gustaba España, se opuso a la proposición y solicitó una votación secreta; era la primera vez que sucedía algo así..."
Pese a las objeciones de Exeter Samaranch resultó elegido, al preguntarle a Brundage porque le había apoyado tanto, este le respondió: "Creo que usted algún día será Presidente del COI".14 años después la predicción del viejo Avery se cumpliría.

Las muestras de "afecto" de Lord Exeter hacia España en aquella sesión romana del COI no se limitaron a intentar impedir la entrada de Samaranch en el Comité. Su inquina hacia la candidatura de Madrid a los JJOO de 1972 escandalizó a más de uno; de hecho él y el secretario de la IAAF, el también inglés Pain, realizaron varias preguntas rayantes en la injuria hacia los miembros de la candidatura española, como por ejemplo "¿hay alguna pista de atletismo en Madrid?" o "¿como encontraran jueces preparados, saben cuantos hacen falta?". A pesar de la contención con la que se manejaban los periodistas en aquella época, alguno llegó a denunciar aquella campaña, como José María F.Gaytan, de la agencia PYRESA, que escribió: "La Federación Internacional de Atletismo-controlada por ingleses-volcó la candidatura española...", para detallar seguidamente las "preguntitas" realizadas por Exeter y Pain a los portavoces de Madrid 72.

Pero el tiempo pasa, las cosas cambian y en 1980 aquel español que tuvo que pasar una votación secreta para entrar en el COI se convirtió en su Presidente y uno de sus primeros viajes como tal fue a Londres, donde ofreció una comida en honor a Lord Killanin, Lord Luke y...Lord Exeter.
En su brindis Samaranch dedicó estas palabras al mismo hombre que había considerado en 1966 "que España no merecía dos miembros en el COI": "...I salute in particular the Marquess of Exeter, a legendary sport leader. He was olympic champion in 1928, and joined the IOC at the age of 28 in 1933, the youngest of our members, while today he has become our doyen, the longest-standing member of our organization. As President of the BOA from 1936 to 1965 and President of the International Amateur Athletic Federation from 1946 to 1976, he took on each of these two posts of prime importance for thirty years, I should also mention that he was the President of the Organising Committee for the Olympic Games in 1948 in London. A long life to our ilustrious colleague...". Toma ya, eso es clase y lo demás son tonterias. La foto que ilustra esta entrada es de ese encuentro de 1980.
Exeter había abandonado la IAAF en 1976 y había sido sustituido por el italiano Nebiolo. Con Samaranch en el COI, los mexicanos Vázquez Raña y Acosta o el brasileño Havelange en otras federaciones, los tabloides ingleses bramaban: "Latin Mafia!!!". El mundo del deporte en manos de latinos (Oh my God!!!).

David Cecil, Marqués de Exeter, falleció el 22 de octubre de 1981 a tiempo de haber visto a un español presidir el COI, desgraciadamente no vivió lo suficiente para ver como aquel atrasado país que se encuentra al lado de la Colony of Gibraltar y en el que él dudaba que hubiera alguna pista de atletismo o jueces de dicho deporte, organizaba razonablemente bien unos JJOO en 1992...

jueves, 11 de septiembre de 2008

AL NIÑO FRANCISCO FRANCO LE GUSTABAN LOS ROMPECABEZAS




Desde que inicié este blog sobre olimpismo me he esforzado por no abandonar en ningún momento esta materia o como mucho los deportes en general y hasta hoy lo he cumplido (no sin esfuerzos, los que me conocen bien o conocían mi anterior blog saben lo disperso que soy y lo plural de mis intereses y aficiones). Pero hoy voy a hacer una excepción y aquí va la justificación: en los últimos tiempos me estoy dejando la vista en leer todos los periódicos y revistas antiguas que puedo y, en ocasiones, me encuentro con curiosidades o noticias sorprendentes completamente ajenas al ámbito deportivo y/o olímpico, que me limito a grabar en mi saturado disco duro o a comentar en "petit comité". Pero lo que he encontrado hoy lo voy a publicar y a difundir porque me parece harto curioso y no me consta que sea conocido.En las biografías del personaje protagonista que conozco y manejo (De la Cierva, Preston, Payne) no aparece reflejado ni hay rastro de ello en la red, así que creo mi obligación difundirlo y este blog y el portal soitu.es son mis únicas plataformas de expresión.Tras la excesiva justificación (excusatio non petita, accusatio manifesta), vamos al tema.

El 31 de diciembre de 1904 en la revista infantil "Monos" ("Semanario humorístico ilustrado"publicado en Madrid) encontramos en la sección pasatiempos (pág. 14) la lista de niños acertantes a los pasatiempos del número anterior, dentro de la larga retahíla de nombres de los acertantes del rompecabezas encontramos a "D.Francisco Franco Vaamonde [sic] de Ferrol".
A pesar de la errata en el segundo apellido parece claro que el niño lector de "Monos" y aficionado a los rompecabezas es el "anterior Jefe del Estado", Francisco Franco Bahamonde, quién en esas fechas tenía 12 años y era un aplicado estudiante y un niño serio ("un niño mayor" lo definió su hermana), reservado y apegado a su madre.
En el número del 25 de febrero de 1905 de la misma revista "Monos", en concreto en la página 14, tenemos otra lista de acertantes a los pasatiempos y sí, amigo lector, tal y como imaginas entre los acertantes del rompecabezas vuelve a estar él: "D.Francisco Franco, Ferrol".

Hasta aquí la anécdota, prometo volver a centrarme en los temas de siempre de este blog a partir de mañana.

Agradecimientos: Biblioteca Nacional de España

miércoles, 10 de septiembre de 2008

COUBERTIN EN "EL CAMARADA" (1889)




La primera alusión que encontramos en la prensa española sobre Pierre de Coubertin (al menos la primera que me consta) es la aparecida en el periódico "El Camarada" de Barcelona el 23 de febrero de 1889 (cinco años antes de la fundación del COI en La Sorbonne). Que nadie se sobresalte ante el nombre de la publicación, no era el órgano de propaganda de ningún partido comunista o similar, en realidad se trataba de un inocente "semanario infantil ilustrado" dedicado a cuestiones pedagógicas y escolares...

En sus páginas 258-262 encontramos la sección "Un rato de charla" firmada por "Antoñito" y tras una serie de divagaciones sobre la pedagogía moderna, llega la "alusión": "Allí (en Inglaterra)-dice M.P. de Coubertin-, el maestro es un vigilante bajo cuyas miradas se coloca el niño, a fin de que por sus palabras, por su ejemplo, por su enseñanza, ayude al desenvolvimiento de lo que en sí tiene de bueno y honrado el niño. Para alcanzar este fin, el maestro no se cree obligado a utilizar métodos violentos: sólo se dirige a la razón y al sentimiento; no rompe nada;contraría lo menos posible; pero como es ese un trabajo de gran delicadeza al mismo tiempo que de una audacia infinita, se rodea de todo lo que puede obrar en el mismo sentido que su dirección discreta; hace de su escuela un escorzo del mundo exterior; transporta a ella el aire que fuera se respira, las ventajas y placeres permitidos en el mundo exterior, los apuros en que allí se encuentra uno y hasta algunos de los obstáculos que tienen que vencer.
Su arte consiste en apropiar todo eso a las fuerzas físicas, intelectuales y morales del niño."
Tras otro párrafo en el que "Antoñito" nos da su opinión sobre las diferencias educativas entre Francia y Gran Bretaña llega otra frase rotunda del Barón: "Sí,-exclama M. de Coubertin- la inmoralidad invade nuestros colegios: existe en ellos en palabras, pensamientos y acciones"...
Para concluir, y siempre siguiendo las enseñanzas de Coubertin (aunque ya no incluye ninguna frase literal suya más) "Antoñito" concluye que la diferencia entre los dos sistemas y entre la "gloria imperial" británica y la "decadencia" francesa (estamos relativamente cerca de la guerra franco-prusiana y la pérdida de Alsacia y Lorena que tanto traumatizó a la generación de Coubertin) estriba en la practica del "sport".
Al respecto el autor del artículo llega a unas conclusiones un tanto alarmantes que podría firmar Hitler en persona: "El sport...es la victoria de la voluntad , es la obediencia ciega al jefe voluntariamente elegido, ... el endurecimiento, el cultivo muscular del cuerpo y del carácter."
En fin, recordemos la época en que estas frases fueron escritas y no las extrapolemos, recordemos también que Nietzsche ya había difundido sus ideas sobre la "Voluntad de poder" y que faltaban muchos años para que los nazis se hicieran con el poder en Alemania, se organizaran allí unos Juegos Olímpicos o para que una realizadora llamada Leni Riefensthal rodara una película titulada "El triunfo de la voluntad"...

Recojo estas alusiones a Coubertin porque me parecen interesantes, su faceta como pedagogo está un tanto olvidada y no creo que sean de fácil acceso ni que estén disponibles en Internet.

Agradecimentos: Biblioteca Nacional de España