viernes, 21 de noviembre de 2008

EL MARQUÉS DE PORTAGO Y SUS PRIMOS. ESPAÑA ROZÓ LA MEDALLA EN BOBSLEIGH EN 1956.


Alfonso Antonio Vicente Blas Ángel Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Creighton Carvajal y Are, XVII Marqués de Portago, Marqués de Moratalla, XIII Conde de Mejorada, Conde de Pernía y Duque de Alagón, Grande de España, simplemente "Fon" Portago para sus amigos, fue un tipo peculiar, injustamente olvidado, como tantos otros en la historia del deporte y el olimpismo español.
Nacido en Londres en 1928 en el seno de una familia noble y riquísima (descendientes del conquistador Cabeza de Vaca, con propiedades en España, Francia, Inglaterra, EEUU), su padre había sido actor, deportista y héroe de guerra en el bando nacional (murió en 1941 mientras se daba una ducha fría tras un partido de polo), su madre era americana (irlandesa, según otras fuentes) , su padrino de bautizo, el rey Alfonso XIII. Fon de Portago fue un "niño bien", con la vida resuelta desde la cuna y huérfano de padre desde los 12 años, se consagró a la "dolce vita" y a los deportes.

Los practicó casi todos (polo, pelota vasca, golf, natación, esgrima, boxeo, esquí, skeleton...), aunque en los que más destacó fueron: la hípica (campeón amateur de Francia entre 1950 y 1952, corrió dos veces el "Grand National"), la aviación deportiva (se le retiró en Palm Beach la licencia por cruzar bajo un puente de ferrocarril por una apuesta), el automovilismo (Fórmula 1, GT y sport, piloto de Ferrari) y el bobsleigh (excusa de este artículo)...

Portago había descubierto los trineos en Suiza de la mano de su amigo Edmund Nelson y había destacado en skeleton, batiendo el récord de la célebre Cresta Run de Saint Moritz. Poco después decidió crear (sufragando todos los gastos de su bolsillo) dos equipos españoles de bobs (de cuatro y dos) para competir en los JJOO de Cortina d´Ampezzo 1956.No vivía en España y no tenía apenas relación con otros deportistas españoles, por lo que decidió "echar mano" de sus primos madrileños y sus amistades para completar los equipos. Su primo hermano Vicente Sartorius Cabeza de Vaca (padre de Isabel Sartorius, primera novia del Príncipe Felipe) formó pareja con él en "bobs a dos".Gonzalo Taboada y Martínez de Irujo y Luis Muñoz Cabrero les acompañaron en el "bobs a cuatro". Otros inscritos inicialmente que no llegaron a participar fueron (según "La Vanguardia", 22 de enero de 1956, pág.28): Antonio Marino, Enrique Martorell y el celebre periodista Andrés Mercé Varela. La página web del COE, (en su repleta de errores, omisiones e incoherencias) relación de "olímpicos españoles" incluye a Mercé Varela y a Martorell.También a Antonio Sartorius Cabeza de Vaca, que en las restantes bases de datos y fuentes no aparece... (puede existir una confusión de nombres y títulos, y el "Antonio Marino" de "La Vanguardia" ser en realidad Antonio Sartorius, Marqués de Mariño).

Todo se improvisó en pocos meses y Portago fue apoyado en su aventura por el Presidente de la Federación Española de Patinaje, Juan Antonio Samaranch, de quién dependía el bobsleigh en la extraña división federativa española de la época. No fue fácil porque Portago era un monárquico antifranquista y su carácter díscolo y el hecho de que él se sufragara los gastos no facilitaba las cosas. El COE y la Federación de Esquí no disimulaban su enojo por el protagonismo de Portago y los trineos (agrabada por la participación en patinaje artístico de Darío Villalba Florez, un joven de 17 años que también se "pagaba" la aventura, y que llegaría a ser un importante pintor...) y estos "roces" llegaron incluso a filtrarse a la prensa ("La Vanguardia", 13 de enero de 1956, pág.16), pese a la ferrea censura de la época.
Las relaciones personales entre Samaranch y Portago tampoco fueron fáciles, se explica que en una ocasión durante los JJOO en la que el marqués estaba charlando con amigos, Samaranch (Jefe de la Delegación Española, además de Presidente de la Federación de Patinaje) se acercó a recomendarle que entrenara, a lo que el snob deportista le espetó: "¿usted habla inglés?", "no" respondió Samaranch (lo aprendió más tarde), "pues aquí (en esta mesa) no se habla otra cosa, así que..."(1)

Todos estos problemas, la falta de experiencia y de entrenos y demás hándicaps, no fueron obstáculo para Portago y su primo, que rozaron la medalla de bronce al quedar cuartos, a catorce décimas del podio copado por los dos equipos italianos y el primero de Suiza.Curiosamente el bobs de Portago y Sartorius fue el "España II", y según algunas fuentes el "España I" se inscribió para permitir viajar a directivos sin intención de participar, lo que obligó al trineo "real" a salir más tarde con la pista "más sucia" impidiéndoles conseguir medalla. (2)
El equipo de cuatro consiguió un digno noveno puesto y los españoles se convirtieron en los deportistas de moda, muchos años antes de que los jamaicanos rentabilizaran mediáticamente (con película incluida) el crear de la nada un equipo de bobs y compitieran en Calgary 88...

Un año más tarde Portago y Luis Muñoz lograron el bronce en el Mundial de Bobsleigh disputado en Saint Moritz (única medalla española en un Mundial de esta modalidad a día de hoy), desgraciadamente todo acabaría trágicamente unos meses más tarde, el 12 de mayo de 1957 en el transcurso de la carrera automovilística de las Mille Miglia, Fon Portago, su copiloto y amigo Nelson y 9 espectadores (5 de ellos niños) murieron en un terrible accidente.
El Ferrari 335S número 531 se estrelló contra un murete a más de 200 km/h tras explotar un neumático o romperse la suspensión (nunca se supo con certeza) y, tras salir despedido, Portago fue seccionado por la mitad por un cable eléctrico...
Su funeral en Madrid fue ampliamente cubierto por la prensa de sociedad ("rosa" diríamos hoy), pues dos viudas le lloraron (su esposa Caroll McDaniel y su amante, Linda Chistian) , además había tenido un hijo con la top model Dorian Leigh.

Hoy en día es un personaje semiolvidado en nuestro país, creo que la curva que lleva su nombre en el vetusto Circuito del Jarama es el único homenaje a este curioso personaje casi renacentista que estuvo a punto de darnos la primera medalla en unos JJOO de Invierno 16 años antes de que Paquito Fernández Ochoa diera la campanada en Sapporo.

Por supuesto el equipo español de bobsleigh que había rozado medalla en Cortina 56 y la había logrado en el Mundial 57 desapareció junto a su alma mater. Hubo un intento de reconstruirlo en 1960 con los hermanos Sartorius, Luis Muñoz y el polifacético Miguel de la Cuadra Salcedo, para ello se recuperó el bobs de dos plazas del malogrado Portago y se compró uno de cuatro plazas nuevo, desgraciadamente en los JJOO de Squaw Valley no hubo bobsleigh y la aventura se olvidó.
Reaparecería en Grenoble 68 (y debutaríamos en luge) de la mano del nuevo Presidente del COE y Delegado Nacional de Educación Física y Deportes, Juan Antonio Samaranch, y de Sixto Quintana, sin buenos resultados. La anécdota la protagonizó Luis Omedes Calonja, quién había competido en Helsinki 52 en remo (su padre ya lo había hecho en el mismo deporte en París 1924) y en Grenoble 68 lo hizo en luge, siendo el primer español que compitió en unos JJOO de Verano e Invierno... También es remarcable que entre los integrantes del equipo de bobs en 1968 estaba Maximiliano Jones, natural de la actual Guinea Ecuatorial, y primer deportista de color que compitió por España en unos JJOO.
Ahora la joven Federación de Deportes de Hielo bajo la presidencia de María Teresa Samaranch Salisachs (nacida en 1956, mientras su padre era el Presidente de la Federación de Patinaje y luchaba por hacernos debutar en los JJOO en bobsleigh o patinaje artístico) intenta que progresemos en estos deportes y ya se perciben tímidos avances, con Ander Mirambell en skeleton...
Definitivamente parece que los deportes de hielo y el apellido Samaranch tienen una fuerte relación.

Notas:
(1) "Samaranch.El deporte del poder". Boix, Jaume y Espada, Arcadi. Espasa Hoy,1991-1999. Página 224.

(2) "El deporte guipuzcoano en los Juegos Olímpicos". AA.VV. (Prólogo de Juan Antonio Samaranch). Kutxa, 1992.
Página 322.

domingo, 9 de noviembre de 2008

LAS OLIMPIADAS LEVANTINAS DE 1924




Bajo este pomposo nombre no se escondía ninguna competición polideportiva regional de ámbito internacional, las "Olimpiadas Levantinas" fueron un encuentro deportivo-cultural entre Alicante y Tarragona disputado en julio de 1924 con ánimo de continuidad.
En aquellos locos años 20 surgían por doquier "Juegos Olímpicos" u "Olimpiadas", el COI no tenía registrados los derechos sobre dichos términos, y cualquier competición deportiva recibía ese ostentoso título. Hubo unos "Juegos Olímpicos" en Madrid en 1914, Barcelona proyectó unos "Juegos Catalanes" para 1924 (lo que provocó una carta de advertencia de Coubertin a Elias i Juncosa) mientras planeaba unos "Juegos Ibéricos" y unos "Juegos Mediterráneos", también hubo "Olimpiadas" en Guipúzcoa y entre Alicante y Tarragona...
En realidad utilizar el término "Olimpiadas" para unos Juegos era muy incorrecto (sigue ocurriendo), ya que la Olimpiada es el periodo de cuatro años entre Juegos Olímpicos, pero poco les importaba a los entusiastas alicantinos y tarraconenses de 1924.

La Primera Olimpiada Levantina tuvo lugar en Alicante el 5, 6 y 7 de julio de 1924.
La delegación de Tarragona viajó en el "Jaume II" (unas 14 horas de navegación) siendo sufragados los gastos por el industrial y sportmen Lluís Bonet i Amigó, presidente del Nàstic, del Nàutic y del Club de Tennis.
Se disputaron competiciones de tiro deportivo, tiro al pichón, gimnasia, fútbol, atletismo, remo, hockey, natación y tenis. Además hubo conciertos, sardanas y fuegos artificiales.
Los deportistas fueron acompañados por la Cobla Ampurdanesa y el Orfeó Tarragoní, recordemos que entre Estocolmo 1912 y Londres 1948 se disputaron dentro de los JJOO competiciones artísticas (de arquitectura, pintura, escultura, música o literatura), lo que permitió al Barón de Coubertin ser campeón en literatura en 1912 con su "Oda al Deporte". Posteriormente el COI intentó cubrir ese vacío cultural con la "Olimpiada Cultural" paralela a los Juegos, que pocas sedes olímpicas se han tomado en serio (Barcelona 92 fue una honrosa excepción).

Aquella Olimpiada Levantina fue seguida con gran interés por los tarraconenses de la época y unas 15.000 personas esperaban en el puerto a los expedicionarios a su regreso.
Enseguida empezaron los preparativos para la Segunda Edición, prevista para el mes de septiembre del mismo año 1924, que Tarragona quería hacer coincidir con las Fiestas de Santa Tecla; pero a mediados de agosto llegó un telegrama del alcalde alicantino anunciando que no les sería posible "devolver la visita".
Las Olimpiadas Levantinas desaparecían para siempre.

En 1991 la candidatura valenciana a los Juegos Mediterráneos 1997 (que incluía a Alicante como subsede) fue derrotada por Bari.
De cara a la edición de 2017 hubo rumores de que Elche se presentaría, pero no se han confirmado a día de hoy, y parece que la única candidata española será Tarragona.Así, la ciudad que lleva desde el verano de 1924 esperando para ser sede de unas "Olimpiadas", tal vez sea sede de otra competición...

Fuentes consultadas: Diario de Tarragona, La Vanguardia. (julio-septiembre de 1924)
Agradecimientos: Hemeroteca "Caixa Tarragona".

sábado, 8 de noviembre de 2008

UNA UNIVERSIADA ESPAÑOLA ANTERIOR A LAS UNIVERSIADAS: SAN SEBASTIÁN 1955





La primera Universiada se disputó en Turín en 1959 y su éxito catapultó la carrera del principal responsable de su organización: Primo Nebiolo, pero en realidad, antes de la Segunda Guerra Mundial ya se habían disputado varios campeonatos internacionales universitarios (1º edición: París 1923) bajo el auspicio de una organización llamada ICS (International Confederation of Students).
Tras la Guerra se intenta reconstruir el movimiento deportivo internacional universitario, pero la Guerra Fría provoca la división en dos movimientos: el "occidental" (bajo las siglas FISU, fundado en 1949) y el "socialista" (bajo las siglas UIE, desde 1947).
FISU organiza desde 1949 y de forma bienal una "Semana Internacional Deportiva Universitaria", mientras la UIE organiza unos "Juegos Mundiales Estudiantiles" desde 1947.
Ambas organizaciones y competiciones se fusionarían en Turín en 1959 para los primeros Juegos Universitarios Mundiales o Universiadas.

La IV (y última) "Semana Internacional Deportiva Universitaria" se disputó en San Sebastián (Guipúzcoa) entre el 7 y el 14 de agosto de 1955, 13 días más tarde de que se clausuraran en Barcelona los II Juegos Mediterráneos, por lo tanto podemos considerar aquel verano del 55 como uno de los más importantes para el deporte español en la historia.

Las competiciones (de atletismo, natación, waterpolo, esgrima, fútbol, baloncesto, hockey sobre hierba y tenis) se desarrollaron esencialmente en Anoeta, en las instalaciones del Frente de Juventudes, excepto la esgrima que acogió el Kursaal, algunos partidos de baloncesto en Gros, algunos de fútbol en Zarauz, Irún e incluso en Pamplona y el tenis en el club de ídem.
Todo fue organizado por el sindicato universitario oficial (SEU) y la organización fue correcta, así como la asistencia del público y el nivel de los participantes (muchos de ellos, incluidos los españoles, recién llegados de Barcelona y los Juegos Mediterráneos).
Los países participantes, esencialmente de Europa Occidental, llamándonos la atención hoy en día la participación del Sarre como país independiente (recordemos que se reincorporó a la RFA en 1957).
También hubo pequeñas delegaciones de EEUU, Japón, Corea del Sur o Brasil, y resulta especialmente significativa (aunque la prensa española de la época pasa de puntillas sobre el tema) la participación de Egipto y de Israel.
Recordemos que en los Juegos Mediterráneos de Barcelona disputados un par de semanas antes, los israelitas fueron vetados por presiones árabes y que España no tendría relaciones diplomáticas con ellos hasta 1986...
Israel envió un equipo de baloncesto a San Sebastián, no puedo confirmar que llegaran a jugar con Egipto (que también participaba en basket) porque la prensa donostiarra de la época a mi alcance no lo precisa. (1)
Tampoco puedo confirmar (aunque lo supongo) que la bandera de Israel ondeara en Anoeta durante la semana de competición (sería la primera vez en España y seguramente la última en muchos años) ni que los deportistas (baloncestistas) hebreos desfilaran ante Francisco Franco en la Ceremonia de Clausura (como hicieron el resto de deportistas), pero es harto probable (y curioso), como curioso es que los egipcios (Nasser) aceptaran participar en la misma competición que sus "enemigos"...

Efectivamente, la Ceremonia de Clausura fue presidida por Franco (la de Apertura lo fue por el Ministro de Asuntos Exteriores, Alberto Martín Artajo) y todos los participantes desfilaron ante él. Posteriormente, todos los deportistas quedaron en el centro del estadio de Anoeta mientras un coro entonaba (en euskera, ante Franco y en 1955...) el "Agur Jaunak" ("adiós señores") y se arriaban las banderas...

La bandera de la "Semana Internacional Deportiva Universitaria" se arriaba para siempre, cuatro años después empezarían las Universiadas en Turín, competición que llegaría a España en 1981 (Jaca, invierno), 1995 (Jaca, invierno) y 1999 (Palma de Mallorca, verano).
Ahora Vigo aspira a la edición de verano de 2015 y Granada a la de invierno del mismo año...



(1) posteriormente encontré en El Mundo Deportivo de agosto de 1955 la confirmación de que Egipto se negó a jugar e Israel fue declarado ganador del partido por 2-0.


Fuentes consultadas :
La Voz de España, agosto de 1955
La Vanguardia, agosto de 1955

Agradecimientos:
Hemeroteca Koldo Mitxelena (Diputación Foral de Gipuzkoa)